Search

Synaptica

Información sanitaria e innovación social

El relevo generacional en las asociaciones de pacientes

Las asociaciones de pacientes se han hecho mayores. El tiempo ha pasado y hoy puede decirse que han acumulado experiencia (y, en contados casos, patrimonio) y que, gracias a ella, si no hay cataclismos, su vida institucional sigue adelante, en una cierta inercia de estabilidad. Sin embargo, el desafío demográfico y cultural del relevo generacional de sus asociados y miembros de juntas directivas ya está aquí. Eso aboca a las asociaciones a afrontar un proceso de cambios para el que no hay manual de instrucciones. Ampliar “El relevo generacional en las asociaciones de pacientes”

Un mapa del futuro: hacer comunidad

La comunidad, hacer comunidad, se va a poner de moda, porque es uno de los escenarios más probables hacia los que se encamina el mundo a marchas forzadas. En un contexto global definido por la paradoja del progreso (tenemos de todo como nunca y estamos más cerca de arrasar con todo como nunca), el mapa del futuro se define por tres posibilidades esenciales: el aislamiento (de las personas, de los países, de las instituciones), el establecimiento de zonas de influencia bajo un control férreo del poder (de las personas, de los países, de las instituciones) y la emergencia de comunidades en torno a la deliberación impuesta por el cansancio (de las personas, de los países, de las instituciones) ante el fin de las expectativas programáticas. Ese futuro es a cinco-veinte años vista y así lo dibuja el Consejo Nacional de Inteligencia de EEUU en un completo y complejo informe que ha publicado en enero de 2017. Ampliar “Un mapa del futuro: hacer comunidad”

El deber de hacer política

Está de moda, como decía Steve Rogers, aka Capitán América, hace ya varias décadas, dar leña al sistema, especialmente al sistema político de gestión de la representación ciudadana; y motivos hay de sobra para ello. Sin embargo, hoy, hacer política es más urgente que nunca. Por dos razones. La primera, porque es una consecuencia ineludible del derecho de ciudadanía, del compromiso propio con el tiempo que nos ha sido dado. La segunda, porque los políticos no llegan a todo lo que hay que llegar para sacar adelante el inmenso corpus legislativo y de control al gobierno, viven presos de una maraña invivible que reduce al mínimo muchas veces la capacidad de acción. Una maraña que solo una verdadera participación ciudadana en la gestión de los asuntos públicos, más allá de la representación delegada pero sin invalidarla, puede romper. Ampliar “El deber de hacer política”

Sistemas sanitarios europeos, un cuento de Navidad

Queridos niños:
Antes de la crisis, garantizar la igualdad de acceso a la asistencia sanitaria era una preocupación para la mayoría de los sistemas sanitarios europeos. Una muestra de ello eran los constantes llamamientos a la racionalización de los costes y a una mayor eficiencia de la asistencia sanitaria. Antes de la crisis. Antes de la austeridad. Para ilustrar todo esto, comparto con vosotros una transcripción libre del capítulo relativo a política sanitaria de un informe de diciembre de 2016 del Observatorio Social Europeo (europeo, no afgano ni centroafricano) sobre las violaciones de derechos humanos como daño colateral de la crisis en Eurozona. Por si os visita el fantasma de las navidades pasadas. Ampliar “Sistemas sanitarios europeos, un cuento de Navidad”

Madre surafricana prohíbe en casa la comida basura

Las madres surafricanas, no la ley, son quienes toman las riendas de la alimentación saludable de sus hijos. El caso de Meisie Mokoena es un buen ejemplo: alertada por la evidencia de la obesidad precoz de su hijo de cinco años, decidió tomar cartas en el asunto e instaurar un régimen de alimentación saludable en casa. En España, sin embargo, hay que aguantar el insulto a la inteligencia de una subida de impuestos a las bebidas azucaradas en aras de la salud pública o que se planteen nuevas normas para encarrilar la vida de las familias en el cuidado de la salud desde el Estado protector. El caso de Meisie es solo una anécdota, pero hace pensar: es posible que el problema de los déficits de alimentación saludable en los sedicentes países desarrollados no sea tanto la falta de normativas como la jibarización de la conciencia cívica. Eso implica una llamada en toda regla a la responsabilidad ciudadana: cada cual es responsable de la gestión de su propia salud, la ley no puede ser un anestésico ante los desafíos de tomar decisiones sobre la propia vida. Eso también es ciudadanía. Calidad democrática.


 

Foto: Junk Food, blog de referencia del post.

Meritocracia

En determinados ambientes de influencia política y mediática se ha puesto de moda últimamente la reivindicación de la meritocracia, como una especie de vacuna contra la corrupción. El mérito personal como puerta de acceso a la riqueza y al reconocimiento social. Piketty habla de esto en su quizá demasiado conocido ensayo sobre el capital en el siglo XXI y explica que en un escenario donde el gran peso de la economía lo tiene el rendimiento del capital, se generan tales desigualdades que la meritocracia es imposible, poniendo en riesgo la democracia. Este economista francés reivindica como elemento balanceador de esas desigualdades la difusión de los conocimientos, la generalización del acceso a la formación (más que a la información). Todo muy del gusto, como ven, de quienes aún creen en el Estado como principal agente nivelador de la convivencia social. En realidad, es el viejo sueño de la Ilustración pasado por la termomix de la postmodernidad. Ampliar “Meritocracia”

Por qué no he usado Internet hasta hace algunos meses.

Una historia americana.

http://www.vox.com/first-person/2016/11/21/13305342/internet-use-americans

El ministro de Salud de Rumanía, Vlad Voiculescu, relaciona las prácticas corruptas con las resistencias a los antibióticos.

vlad

http://www.nineoclock.ro/health-minister-vlad-voiculescu-extends-corruption-kills-message-to-antibiotics-use-corruption-generates-antibiotics-resistance/

 

facebook

Una carta abierta a Mark Zuckerberg de parte de los chequeadores del mundo

 

Ética cívica y reforma de la Administración

A tenor del modelo de distribución interna de los presupuestos de gasto de las administraciones del Estado que la realidad impone en España (véase el caso de la reciente presentación de las previsiones de cuentas públicas en Andalucía), un especialista en política económica me comentaba hace poco que la gestión de la deuda pública merecería en sí misma, por el volumen de esa partida, un ministerio en el Ejecutivo central y sus correspondientes consejerías o equivalentes en la escala autonómica y local-provincial. Ministerio de la Deuda. Consejería de la Deuda. Un suponer. No va a ser así porque la precaria estabilidad institucional no soportaría el reconocimiento de una bancarrota, pero ello no resta presión interna al funcionamiento de los servicios que el Estado presta a los ciudadanos, sobre los que planea como un fantasma eso que se ha dado en llamar, como gran tarea siempre pendiente de todos los gobiernos, la reforma de la Administración. Ampliar “Ética cívica y reforma de la Administración”

Hola, somos Europa, ¿quieres pasta?

El Programa de Investigación y Desarrollo Horizonte 2020 de la Comisión Europea acaba de abrir una encuesta pública para evaluar su funcionamiento y anima a ciudadanos y organizaciones a participar en ella. No sé si debajo de esa propuesta hay malicia o estupidez. Porque es un ejemplo palmario, otro más, de esa construcción europea realizada a espaldas de las personas y que hace aguas de un tiempo a esta parte. Ampliar “Hola, somos Europa, ¿quieres pasta?”

Sobre la Red y sus riesgos de centralización. Publicado en Magacink.

Las redes sociales y el toro de Faralis

Synaptica