Fotografía: galería Flickr de TheTruthAbout. Algunos derechos reservados.

Redacción Synaptica. Desde hace más de un año, personas y organizaciones interesadas en la información sobre medicamentos esperan a que la FDA se aclare con lo que está bien y lo que está mal en el mundo de Internet en general y de los denominados medios sociales en particular. Bien. Pueden seguir esperando. Gracias a la última newsletter de Kru Research hemos sabido que es muy probable que no haya noticias de las esperadas orientaciones oficiales de la FDA sobre medios sociales hasta el primer cuatrimestre de 2011. Eso puede ser un día de éstos o finales de abril, vaya usted a saber.

En noviembre de 2009 se celebró, bajo los auspicios de la FDA, un foro para escuchar a cualquiera que tuviera algo que decir sobre las reglas de juego a diseñar para la comunicación abierta en la Red relacionada fundamentalmente con los medicamentos. Y personas e instituciones dijeron lo que quisieron decir. Se esperaban noticias de la agencia gubernamental norteamericana a finales de 2010.

La cuestión es que un blogger especializado de Washington, Mark Senak, da cuenta en un post de un email de la División de Marketing, Publicidad y Comunicaciones de la FDA hablando de sus trabajos en torno a varios asuntos relacionados con la información promocional en Internet y en medios sociales sobre productos médicos sujetos a regulación. Habrá novedades al respecto "during the first quarter of 2011", según se recoge en el post de Senak.

A nadie se le escapa que esas orientaciones de la FDA, cuando salgan, serán una referencia clave para definir la actividad corporativa en la Red de los diversos agentes con intereses en ese ámbito, especialmente la industria farmacéutica. Y no sólo, claro, en EEUU.

Lo más curioso de todo es que la noticia del retraso parece haber sorprendido al personal. A nosotros, la verdad, nos da un poco igual: preferimos pasear por el campo a intentar ponerle puertas. Aunque nos gustaría que las personas que trabajan en esas instituciones y que empiezan a vislumbrar que Internet tiene mucho más de cambio cultural que de moda del momento (y que tiene más que ver con la supervivencia que con el marketing) lo tuvieran más fácil para participar en la conversación en los nuevos territorios de la Red. Quizá la clave esté más en la asunción limitada  y progresiva de riesgos que en la aparición de un paraguas protector que termine justificando los blindajes de siempre.

PS: ah, el viejo zorro de Kevin coloca también en la newsletter un informe de Deloitte sobre… redes sociales y empresas del área de ciencias de la vida. 😉