Pacientes con problemas de baja visión han puesto en marcha el Observatorio de Patologías Oculares, que tendrá su sede en el Ateneo de Sevilla. El movimiento de pacientes de la Asociación Mácula Retina, integrada por personas afectadas por diversas patologías oculares, ha lanzado esta iniciativa con la finalidad, entre otras, de generar sinergias que ayuden a hacer efectiva la reciente Proposición No de Ley (PNL) sobre esta materia aprobada en el Parlamento de Andalucía por unanimidad. En concreto, la PNL se centra en el abordaje de las patologías retinianas y de la baja visión, ámbito asistencial donde los pacientes sufren un importante déficit de recursos en Andalucía. Uno de los objetivos de la PNL es “dar la máxima prioridad para realizar estudios sobre la epidemiologia de las patologías oculares en nuestra Comunidad, realizar campañas de sensibilización y prevención y creación de una Mesa de Trabajo”. Según ha precisado el presidente de la Asociación Mácula Retina, Jacinto Zulueta, “el Ateneo ha acogido con generosidad y sensibilidad hacia los pacientes nuestra propuesta de ubicar en su sede el Observatorio de Patologías Oculares”. En este sentido, Zulueta ha explicado que “El objetivo de dicho Observatorio es reunir indicadores de prevalencia, nuevos casos, fomentar el conocimiento social de esta patología y difundir a la opinión pública los datos”, todo ello coordinado por expertos en la materia que actuarán bajo un protocolo científico de actuación. La primera patología que quedará bajo seguimiento del Observatorio será la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE).

Por otra parte y conjuntamente con el Colegio Oficial de Ópticos Optometristas de Andalucía, la Asociación Mácula Retina tiene previsto además impulsar un sistema de alerta temprana y diagnóstico precoz de la DMAE y otras patologías que pueden causar ceguera o baja visión, que sirva de instrumento de prevención y tratamiento precoz. Según el presidente de esta organización de pacientes, este sistema de alerta temprana “será una especie de sensor que facilite la intervención inmediata ante los primeros signos de problemas oculares, evitando prematuras y dolorosas perdidas de visión en las personas afectadas”. Según el Informe sobre la Ceguera en España (de la Fundación Retinaplus y EY, con la colaboración de la ONCE), el 80% de los casos de pérdida de visión podrían haber sido evitados.