Eso parece. Y es que una de las investigaciones que se presentan en las ‘IX Jornadas Anuales del Centro de Investigación Biomédica en Red de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina’ (CIBER-BBN),  que se celebran este lunes y martes en Valencia, va de eso precisamente. De un implante biodegradable con el que se ha conseguido regenerar el tejido nervioso tras lesiones cerebrales. Eso sí, de momento en modelos animales. Y no se quedan ahí las novedades en estas jornadas, porque también se puede ver un nuevo estent coronario capaz de liberar fármacos.

El proyecto relativo al implante biodegradable, con el que se ha conseguido regenerar el tejido nervioso de ratones que han sufrido un traumatismo, sugiere que el sistema nervioso central es capaz de regenerarse por sí mismo y sin necesidad de células exógenas, factores de crecimiento o manipulación genética. De esta forma, abren la vía a posibles nuevas terapias.

“Las lesiones cerebrales son la causa común de muchas discapacidades, debido a la pérdida de tejido nervioso y a la formación de cavidades que inhiben el crecimiento de las neuronas. La opción de tener un implante que favorezca el crecimiento del nuevo tejido abre la puerta a posibles tratamientos en casos de lesiones pre y postnatales“, explica la doctora Elisabeth Engel, que lidera el grupo Biomateriales, Implantes e Ingeniería de Tejidos del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (GBIT-IBEC)  y que ha desarrollado esta investigación en colaboración con el Grupo de Neurodesarrollo del IDIBELL de Barcelona.

En concreto, este implante biodegradable ha sido desarrollado con un biomaterial basado en nanofibras poliméricas que han posibilitado la formación de nuevos vasos sanguíneos en el lugar de la lesión donde se implantó el biomaterial y han promovido la activación de células madre que han generado nuevas neuronas. Después de un año, el tejido nervioso regenerado presenta una formación de vasos igual a un tejido sano y la presencia de muchas células precursoras que darán lugar a nuevas neuronas y otras células nerviosas imprescindibles para el buen funcionamiento del cerebro.

En cuanto a los nuevos estents coronarios que liberan fármacos, el grupo que lidera el doctor Julio San Román, perteneciente también al CIBER-BBN, ha colaborado con la empresa iVascular en el desarrollo, comercialización y aplicación clínica de una nueva gama de estents coronarios diseñados para que puedan liberar un fármaco que limita el crecimiento de células musculares lisas en la zona del implante. “Este estent supone un notable avance en el tratamiento de infartos cardiacos asociados a la obstrucción de las arterias coronarias por deposición de colesterol fundamentalmente”, ha subrayado al efecti el doctor San Román.
Este estent, que ya se comercializa en Europa, Canadá, Lationamérica y Asia, es una malla metálica que se recubre de polímeros desarrollados para esta aplicación y que actúan como un sistema de liberación controlada y dirigida del medicamento.